Fragmento extraído del libro “El objeto del psicoanálisis”, pág. 62, de Serge Leclaire, Siglo XXI Argentina Editores, 1972.

Comúnmente se habla del goce como del acmé del placer: el goce indecible se daría en lo más íntimo del placer, en lo más secreto, en su momento culminante. Antes de esbozar una descripción del placer y del goce, recordemos las distinciones introducidas por Lacan.

El goce, nos dice, aparece sobre un fondo de exaltación y de disolución del ser. Ocupando ese lugar que “hace languidecer el ser mismo”26. La no existencia del goce “haría vano el universo”27. Lacan agrega enseguida que “la falta de este goce hace inconsistente al Otro”28. En el grafo lo ubica en el lugar denominado S (A), o sea, en el lugar del significante de una falta en el Otro, concebido como el guardián de los significantes. Así este significante que falta en la batería de los significantes “completa en sí misma”29 y que no se simboliza sino por el rasgo incontable que lo rodea, este significante, no puede decirse: la imposibilidad en que nos hallamos de pronunciarlo hace estallar la prueba de la incompatibilidad fundamental que liga goce y lenguaje: “el goce está prohibido a quien habla como tal… o aún (no puede) ser dicho más que entre líneas por quien quiera esté sujeto a la ley”30. También señala Lacan, que es al placer a quien le incumbe poner los límites al goce. Por un principio de regulación interna, el placer se levanta como el defensor de un umbral que no hay que sobrepasar. Por esto se le puede asignar una función de “barrera casi natural” 31. Pero evidentemente esto no es todo; es necesario recordar lo que Lacan, siguiendo a Freud, nos dice del deseo y la castración, cuya marca implica una recusación del goce por otro lado invocado, recusación que es la condición para su acceso: “La castración quiere decir que el goce debe ser recusado, para que pueda alcanzarse sobre la escala invertida de la Ley del deseo”32.

26 J. Lacan, Lectura estructuralista de Freud, “Subversión del sujeto y dialéctica del deseo en el inconsciente freudiano”, p. 331, Siglo XXI editores, México 1971, Ecrits, p 819, Edit. du Seuil, Paris, 1966.

27 J. Lacan, Lectura estructuralista… p. 331. ecrits, p. 819

28 Ibid. p. 331 p. 820

29 Ibid. p. 330 p. 819.

30 Ibid. p. 333. p. 821.

31 Ibid. p. 333. p. 821.

32 Ibid. p. 389. p. 827.