Acudir a un especialista para conseguir dejar las drogas es cada vez una práctica más frecuente. Muchas de estas personas optan por visitar a un psicólogo, un psicoanalista o un psiquiatra, otras, en cambio, se decantan por técnicas alternativas, como las orientales, las espirituales o las naturistas. Estas elecciones no acostumbran a ser azarosas al igual que tampoco lo son los medios a través de los cuales uno contacta con el profesional en cuestión. En este sentido, internet se ha convertido en el gran canal donde uno puede asomarse a ver qué encuentra. Los riesgos en este sentido no son pocos.

Antes de descolgar el teléfono para realizar una demanda de tratamiento, es necesario que se haya producido ya un cambio en la relación entre el sujeto y la droga. Este puede venir por alguna contingencia del entorno, como el ultimátum que muchos familiares acaban poniendo para intentar que el adicto acepte tratamiento. En otros casos, la demanda no viene del entorno y es uno mismo quien da el paso. Es en estos casos donde algo de la droga ha fallado ya, ha dejado de cumplir aquella función que sostenía.

Hemos oído en muchas ocasiones que para conseguir dejar la droga es necesario tocar fondo, pero ¿qué se quiere decir cuando se hace referencia a esta expresión? no se trata exactamente de haber perdido el dinero, las amistades, la pareja, el trabajo o la salud, sino que se trata de otro tipo de pérdida. Se toca fondo cuando la droga pierde su función, cualquiera que ésta fuese. Es entonces donde no hay más que dos opciones: la muerte o la vida.

 

Psicoclínica Barcelona

Psicólogo Barcelona