Las experiencias con el tabaco, el alcohol o las drogas, incluso, las primeras relaciones sexuales, serían ejemplos de actos del sujeto adolescente para situar su goce más allá de los padres. A todos estos rituales de paso a la vida adulta, cabría incorporar, ahora, el acceso al mundo virtual como otra puerta de entrada. El primer móvil, el acceso a internet, el uso de las nuevas tecnologías y el ingreso en las redes sociales dotan de una nueva identidad al sujeto que va dejando su infancia atrás. A través de la creación de cuentas, obtendrán la llave de entrada a una dimensión donde de los límites del espacio y del tiempo responden a otra lógica. El anhelo de libertad del adolescente, encontrará un escenario perfecto donde poder ir haciéndose un lugar en lo social, donde poder explorar su sexualidad o hacer frente a la angustia propia de cada sujeto.

Psicólogo adolescentes Barcelona

Este tránsito no se producirá de la noche a la mañana y será diferente para cada joven. Los rituales de paso al mundo adulto entrañan peligros, y esta nueva puerta al mundo virtual contiene los suyos propios, pero será deber de los padres constituirse como compañeros atentos del recorrido que realizan los hijos, pero no como vigilantes o controladores del proceso, sino como adultos interesados y comprometidos en lo que les pasa, respetando el momento decisivo por el que transitan y ofreciéndoles el espacio suficiente para que puedan elaborar los cambios. En artículos posteriores trataremos de ofrecer algunas orientaciones acerca de qué posición debe adoptar las figuras parentales durante esta etapa, entendiendo la dificultad que conlleva para muchos padres, encontrar el equilibrio entre la libertad y los límites.

Si quiere leer más, puede consultar sobre psicología para jóvenes

Psicólogo Barcelona

Psicòleg Barcelona