El ideal médico converge con cierto ideal de las toxicomanías, en tanto ellas procuran una sedación posible del dolor y, en particular, del dolor de existir. Esta creencia en una omnipotencia de la sustancia, que trata a las cite como si fuera un órgano, una tentativa de eliminar al sujeto del que es precisamente asunto para el psicoanálisis.

Psicólogo Barcelona: Identificación y pertenencia

Ser toxicómano, no es sólo una cuestión para la psiquiatría o el psicoanálisis, es un significante que circula también en el ámbito de lo jurídico y de lo social. De este modo, es frecuente escuchar a pacientes toxicómanos hacer referencia a su toxicomanía como una categoría de la que no están precisamente interesados abandonar. El sentido de pertenencia no únicamente les da un nombre y un lugar en la sociedad también, aporta ciertos beneficios desde lo social o lo judicial. Estos sujetos suelen solicitar el reconocimiento de su pertenencia a estas categorías, bien sea por los beneficios que pueden encontrar en lo social o en lo jurídico, bien sea, porque formar parte de un colectivo permite en muchos casos no tener que asumir la responsabilidad de sus actos bajo el paraguas de lo que es normal para un adicto. La identificación al significante adicto, toxicómano o drogodependiente, les permiten hacer suyo el discurso estereotipado acerca de los peligros de la droga y generalizando se elude la pregunta acerca de la relación con su propia toxicomanía como acto singular.

La toxicomanía no existiría sin los dispositivos asistenciales que la nombran, ya que ésta se aprende en una suerte de efecto de espejo. Es en este sentido que hay una dialéctica entre el toxicómano y su concepto, una relación que viene determinada por una teoría (multitud de centros de adicciones se fundamentan sobre un saber acerca de la toxicomanía) y de las connotaciones médico-legales.

Podéis encontrar más información en Psicólogo adicciones Barcelona

Psicólogos Barcelona
Psicòlegs Barcelona