Trastornos afectivos

Un poco de historia…

El griego Hipócrates describió un estado de tristeza que denominó melancolía (bilis negra). Este estado estaba caracterizado por una aversión a los alimentos, inmovilidad, insomnio, irritabilidad y desesperanza.

Un malestar de nuestro tiempo.

A pesar de lo que se pueda pensar en un primer momento, la depresión es una afectación común. Mucho más de lo que nos gustaría imaginar. La prevalencia estimada según la Organización Mundial de la Salud (OMS) en los países desarrollados es de un 10%, afectando a las mujeres en un 7% y a los hombres en un 3%.

¿Qué son los trastornos afectivos?

Son alteraciones graves del psiquismo que afectan de manera negativa al modo en que nos sentimos, pensamos y actuamos. Los trastornos afectivos son una de las causas más frecuentes de consulta a un psicólogo. En Psicoclínica Barcelona somos muy críticos con las clasificaciones reduccionistas y simplicistas que lleva a cabo una parte de la psiquiatría actual. De hecho, somos aún más críticos cuando se trata de la realidad psíquica y del sufrimiento humano. En nuestro centro de psicólogos en Barcelona estamos advertidos de lo que algunas corrientes actuales dentro de la comunidad médica psiquiátrica establecen en lo relativo a, por ejemplo, la depresión.

Estas corrientes establecen sencillamente dos tipos de depresión: la exógena y la endógena. A través de un pequeño resumen podríamos concluir que la depresión endógena es aquella que se produce como consecuencia de un déficit de un neurotransmisor denominado serotonina. El hecho de que la causa de esta patología sea endógena, propia al organismo, hace muy difícil la curación a través de la psicoterapia. Por lo que en muchos casos se hace necesaria la intervención farmacólogica para paliar los síntomas. Por otro lado, la depresión exógena en cambio parece estar relacionada con causas provenientes del entorno, del ambiente, es decir, aquellas que nacen de contingencias externas. Por este motivo, para la depresión exógena se sabe que sería más apropiada para la intervención psicoterapéutica.

Las preguntas que nos podemos hacer para cuestionar estos falaces argumentos pueden ser muy variadas. Una de las más efectivas sería la siguiente: ¿A uno le empiezan a ir mal las cosas porque se le ha producido un descenso serotonérgico o a uno se le desciende la serotonina a causa de que le están yendo mal las cosas?

Preguntas como estas son las que hacen que nos demos cuenta de hasta qué punto pueden llegar a ser complicadas las cuestiones relacionadas con el psiquismo humano. Nuestro cerebro no se rige únicamente por razones biológicas, neurológicas o médicas. Es más, somos mucho más que un cerebro. Hay una mente detrás de todo esto que también necesita sus propios cuidados.

Los diferentes tipos de trastornos afectivos

Los diferentes tipos de trastornos afectivos son:

·La depresión severa

·La manía

·La distimia

·El trastorno bipolar

Los síntomas que acompañan a cualquier trastorno afectivo (depresión, distima, trastorno bipolar, etc.) son:

– Tristeza o sensación de vacío.

– Pérdida del interés o del placer de realizar actividades.

– Cambios del apetito con pérdida o aumento de peso.

– Alteraciones del sueño: dormir mucho o demasiado poco.

– Fatiga o falta de energía.

– Sentimiento de baja autoestima o incluso de culpa.

– Sensación de agitación o apatía.

– Dificultad para pensar o concentrarse.

– Pensamientos reiterados de suicidio o muerte.

La muerte de un ser querido, la pérdida de un trabajo o la ruptura de una relación son experiencias difíciles de afrontar para cualquier persona. De hecho, es ante esta clase de situaciones en las que la aparición de sentimientos tales como la tristeza o la pena suponen una respuesta totalmente normal. A menudo, aquellas personas que los experimentan se describen a sí mismos como deprimidos. Pero la tristeza y la depresión están lejos de ser lo mismo. De esta manera, mientras que algunos sentimientos de tristeza se pueden ver aliviados con el mero transcurso del tiempo, el trastorno de la depresión puede continuar durante meses e incluso años.

En análisis de la situación general de un paciente y la valoración clínica detallada que hará nuestra psicóloga especialista en trastornos afectivos nos permitirán ser capaces de discernir de qué alteración se trata y, con la colaboración directa del paciente, buscar posibles alternativas con las que poner solución a estos inevitables impases de la vida.

En Psicoclínica Barcelona estamos especializados en proporcionar terapia para la depresión. De una manera totalmente personalizada nos adaptaremos al ritmo de cada paciente, acompañándole paso a paso en su evolución hasta proporcionarle todas las herramientas que necesita para volver a hacer de sí misma una persona sana y feliz. Y lo mismo sucede con cada tratamiento del trastorno bipolar, las manías o la distimia. Le ayudaremos a sentirse libre otra vez y a ser capaz de disfrutar plenamente de la vida.