Trastornos de Conducta

Los trastornos de conducta constituyen uno de los cuadros más frecuentes en la población infanto-juvenil y respecto a los cuales, los diferentes especialistas no suelen ponerse de acuerdo, ni en su eliminación diagnóstica, ni el pronóstico ni el tratamiento. En Psicoclínica Barcelona, intentamos entender qué significa para cada chico lo que su conducta manifiesta, comprender la lógica de la conducta antes que eliminarla o corregirla. Esto nos permite no actuar de forma precipitada y, en consecuencia, no alimentar ni fijar el problema conductual. En definitiva es pasar de una lógica centrada en discernir qué son los trastornos de conducta (lógica de la objetivación), a otra lógica muy distinta donde la cuestión central reside en saber quiénes son los chicos que presentan estas alteraciones conductuales (lógica de la subjetivación).

Psicología infantil problemas de conducta

Si está buscando el mejor asesoramiento en terapia para niños con trastornos de conducta proveniente de un psicólogo infantil de Barcelona, en Psicoclínica Barcelona le daremos la atención que precisan los más pequeños de la casa. Contamos con más de 10 años de experiencia, fruto de años de esfuerzo y dedicación para mejorar la calidad de vida de muchas personas que sufren o padecen de algún trastorno o síndrome. Nuestra forma de trabajar, así como el desarrollo de terapias y tratamientos para problemas de conducta infantiles nos ha situado como una de las mejores clínicas de psicólogos de Barcelona.

Terapia para niños con problemas de conducta

Y es que en nuestra clínica estudiaremos detenidamente su caso de forma totalmente individualizada y personal. A través del análisis de la conducta de su hijo o hija, podremos ofrecerle el tratamiento de psicología infantil para problemas de conducta que necesite y que su forma de relacionarse con todo el mundo que le rodea mejore. Porque sabemos de primera mano la importancia de asegurar el bienestar de nuestros pequeños, en Psicoclínica Barcelona le proporcionaremos la atención que precisa. No dude en ponerse en contacto con nuestro equipo de psicólogos profesionales para solicitar más información, y deposite su confianza en manos expertas.

Psicólogo infantil Barcelona

En el marco de las clasificaciones diagnósticas conviene plantear una primera diferenciación entre las distintas alteraciones conductuales con el propósito de no confundirlas entre sí:

Por un lado constatamos las conductas reactivas a un problema o situación episódica de relación. Por otro, las conductas disruptivas asociadas a los trastornos generalizados del desarrollo (espectro autista y psicosis infantiles), la psicosis de la segunda infancia y de la adolescencia, y los trastornos del comportamiento en el retardo mental. En estos casos, la problemática conductual es secundaria a otros trastornos mentales.

Como dijo José Ramón Ubieto, en muchos alumnos y alumnas las persistentes respuestas violentas o transgresoras evitan el pensamiento y la elaboración mental de las tensiones psíquicas implicadas en su relaciones consigo mismo, con los otros y con el mundo, configurando un estancamiento subjetivo en el tiempo de construcción de su personalidad.

La falta de elaboración mental es el signo o la señal que nos informa de un sufrimiento personal. Es el indicador del malestar de la alumno. Es el signo que ha de ayudarnos a separarnos de lo puramente conductual para pasar a una explicación que coloca la subjetividad del alumno en el epicentro de la reflexión.

Trastornos de conducta

Estamos hablando de chicos y chicas que sufren de un intenso malestar, a saber inestabilidad emocional, miedos, tristeza, irritación etc. Un malestar que abocan en la escuela y con el que hemos de tratar. Precisamente, la conducta es la expresión actuada de ese malestar.

Estos chicos rechazan la angustia que les invade mediante la conducta violenta, alterada o transgresora, no queriendo tratar con esta angustia ni saber nada de ella. No poseen recursos simbólicos para afrontarla, ya que no pueden pensarla ni abordarla mediante la palabra en el marco de una relación con los otros.

Es característico de muchos de estos chicos una dificultad para instaurar y mantener vínculos con los demás. Su falta de confianza en que puede haber alguien que los escuche hace que para ellos no tenga sentido hablar.

Otra constante en sus vidas es la tendencia a las actuaciones. Como el malestar no puede ser tramitado por el pensamiento y la palabra, sólo puede ser rechazado mediante la conducta agresiva y desafiante que con frecuencia se desarrolla en la escuela o en otros escenarios (Familia, comunidad, etc.). La actuación, las acciones impulsivas y los actos erráticos se convierte en paulatinamente para ellos en una forma de transitar por la vida y esto les lleva poco a poco a instalarse en una posición inflexible, resultado de la articulación entre su forma de experimentar la vida y sus procesos de pensamiento.

Por sintetizar muy brevemente, especificaremos tres dimensiones en las que se manifiesta en su posición inflexible:

  • Rigidez en las ideas y pensamientos sobre sí mismo y sobre la vida.
  • Rigidez en las formas de relacionarse y le conversar con los otros.
  • Rigidez en las formas de procesar la información y apropiarse del conocimiento.

Si quiere puede encontrar más información en psicólogo adolescentes Barcelona.