La angustia es un afecto que acostumbra a estar detrás detrás de la mayoría de demandas de tratamiento psicológico. Cuando alguien se dirige a un psicólogo Barcelona es porque tiene un malestar, aunque muchas veces resulte imposible, de inicio, saber a qué responde. Hay que tomar esa angustia como un indicador de algo que no va del todo bien y, por lo tanto, no se trata de eliminarla sin más como algo negativo, sino más bien habría que tomarla como un enigma, como algo que hay que descubrir. Si llevados por la angustia, o en muchos casos por las prisas, caemos en la trampa de querer resolver el enigma demasiado rápido, o en el peor de los casos, taparlo a toda costa para no sentir, es muy posible que, sin saberlo, estemos contribuyendo a que el problema se perpetúe manifestándose de la misma forma, o de otra. Digo esto último porque los síntomas que nos provocan malestar pueden ir variando y tomando formas muy diversas. En este sentido, no es difícil encontrar casos que llegan a consulta después de llevar años tomando medicación para la ansiedad (muchas veces es angustia) y cuando se han decidido a dejarla, no han podido. No solo por la posible dependencia al fármaco, sino porque aquello que les llevó a tomar medicación, es decir la causa, continúa intacta.

PSICÓLOGO ANSIEDAD BARCELONA
Por lo tanto, podríamos decir que es fundamental para un buen recorrido terapéutico que el paciente acuda a consulta con un deseo por saber qué le pasa, se pregunte acerca del sentido de sus actos y sus síntomas. Sin esa actitud toda terapia corre el riesgo de verse reducida al puro entrenamiento. Esto último es también una responsabilidad del psicólogo, el cual, ha de orientar a su paciente para que hable y sobre todo para que escuche lo que él mismo se tiene que decir.

Podéis encontrar más información en terapia psicológica para la ansiedad

Psicólogos Barcelona
Psicòlegs Barcelona