Las cosas han cambiado. Las instituciones han tenido que ir adaptándose a los síntomas y patologías de la época. Hoy estamos en la época de la Patología Dual y lejos queda ya la idea de que el adicto consume persiguiendo placer como único fin. La Patología Dual nos obliga a pensar en el consumo de drogas como una posible tentativa de automedicación. Consumir drogas para pasarlo bien no es lo mismo que consumirlas para no pasarlo mal. En este sentido la intervención terapéutica no únicamente pude ir dirigida a aspectos conductuales, como los programas de prevención de recaídas, sino que deben mantener siempre como orientación, la propia subjetividad.

PSICÓLOGO ADICCIONES BARCELONA

Es en ese sentido que la institución no puede hacer otra cosa que atender caso por caso las demandas de sus pacientes. Lo que sirve para uno puede ser un desastre para el otro. Esta es la crítica que hacemos a esos modelos terapéuticos basados en la experiencia propia, aquí hago referencia explícita a programas dirigidos por ex adictos que ponen su historia como referencia al servicio del paciente. Ofrecer eso que a uno le curó como modelo de referencia es abordar la cuestión desde el plano imaginario, anulando la diferencia, es decir, orientando el tratamiento desde la lógica del dogma.

Psicólogos Barcelona
Psicòlegs Barcelona