Saltear al contenido principal

El amor, en su forma saludable, debe ser una fuente de apoyo y felicidad. Sin embargo, en algunas circunstancias, puede cruzar las líneas de la obsesión, y esto puede ser perjudicial tanto para la persona que lo padece como aquella que es objeto de su afecto.

El amor se transforma en obsesión cuando el deseo de estar con alguien o el interés por su vida se vuelve excesivo hasta el punto de dominar los pensamientos y las acciones. Así como descuidar otros aspectos de la vida y el bienestar. Esto generalmente incluye una necesidad de controlar a la otra persona y un miedo irracional a perderla.

¿Cuáles son los síntomas de un amor obsesivo?

El amor obsesivo puede manifestarse por varios síntomas y comportamientos que alteran de forma significativa la vida de una persona y sus relaciones interpersonales. Los síntomas más comunes son:

  • Pensamiento constante. La persona está constantemente pensando en el objeto de su afecto, al punto de incapacidad para concentrarte en otras tareas o no disfrutar de actividades que antes le interesaban.
  • Necesidad de control. Fuerte deseo de controlar los aspectos de la vida de la otra persona, incluyendo con quién habla, dónde va y qué hace. Todo esto a menudo justificado en que su comportamiento es expresión de amor o preocupación.
  • Celos extremos. Los celos son intensos y a menudo infundados. La persona puede sentir celos no solo de potenciales rivales románticos, sino también de familiares, amigos y colegas.
  • Ansiedad y miedo al abandono. El miedo de ser abandonado es tan intenso que puede provocar una reacción emocional severa.
  • Comportamientos invasivos. Como revisar los mensajes, correos electrónicos o redes sociales sin su permiso.
  • Ignorar los límites personales. A menudo no respeta los límites establecidos por la otra persona, ya que los percibe como barreras innecesarias.
  • Idealización. La persona es colocada en un pedestal, idealizada de manera que no refleja la realidad, ignorando sus defectos y comportamientos negativos.
  • Dependencia emocional. La felicidad depende exclusivamente de la relación con la otra persona.
  • Manipulación emocional. Utiliza la culpa, la tristeza o amenazas de daño propio para mantener a la otra persona cerca.
  • Alteraciones en el comportamiento diario. El apetito, el sueño o la capacidad para rendir en el trabajo. Todo ello debido a la constante preocupación y el estrés vinculado con la relación.

¿Cómo saber si padezco amor obsesivo?

Si te identificas con algunos de los síntomas anteriores y sientes que tus emociones hacia una persona están afectando de forma negativa a tu vida diaria, relaciones y estado emocional, es posible que estés experimentando un amor obsesivo. Considera cómo esta relación te afecta, si sientes que no tienes control sobre tus emociones, si tus acciones son invasivas o extremas, estos son indicadores clave.

Si tienes varios de estos signos en tu comportamiento, es bueno buscar la ayuda de profesionales en salud mental. Un profesional te puede ayudar a explorar la raíz en tu comportamiento obsesivo, ofreciendo estrategias para manejar tus emociones y ayudarte a desarrollar relaciones más equilibradas y satisfactorias. Además, te aconsejará sobre cómo dedicar tiempo a tus intereses y conectar con amigos y familias para mantener tu bienestar emocional.

¿Cuál es la diferencia entre estar enamorado y estar obsesionado?

Diferenciar entre estar enamorado y estar obsesionado es crucial para comprender la salud de una relación. Mientras que el amor es una emoción que fortalece y enriquece la vida, la obsesión puede ser disruptiva y limitante. La diferencia entre ambos son:

Estar enamorado:

  • El amor saludable es compartido y ambas partes están involucradas y comprometidas.
  • Aunque quieras pasar tiempo con la otra persona, también valoras su espacio y tiempo a solas o con otras personas.
  • Estar enamorado motiva a ambos individuos a crecer juntos y por separado, apoyando las metas personales y el desarrollo de cada uno.
  • Implica una comunicación honesta y abierta sobre los pensamientos, sentimientos y expectativas.
  • Confianza. Los celos son mínimos porque hay seguridad en la relación.
  • Bienestar emocional. El amor contribuye a la sensación general de bienestar y felicidad, incluso en conflictos.

Estar obsesionado:

  • Uno invierte más tiempo que el otro en la relación.
  • Hay necesidad de controlar la vida y decisiones del otro, ignorando sus deseos o necesidades.
  • Puede impedir el crecimiento personal al centrarse de forma exclusiva en la relación.
  • Comunicación pobre, falta de diálogo abierto y honesto.
  • Trae consigo inseguridad y celos frecuentes, requiriendo constante confirmación del compromiso y afecto del otro.
  • Puede llevar a sentimientos de ansiedad, depresión y baja autoestima. Sobre todo si la obsesión no es correspondida

¿Cómo eliminar la obsesión por una persona?

Ahora que ya conoces las claves para saber si tiene o no obsesión por una persona, puedes seguir los siguientes pasos:

  • Ocupa tu tiempo y tu vida con otras personas. Si eres coherente y consecuente con esta idea, poco a poco te distanciarás de la persona y centrarás centra tu atención en nuevas experiencias personales.
  • Cuidado con la imaginación. La obsesión puede crecer exponencialmente al recrear la imagen de una persona perfecta y te imaginas feliz junto a ella. Confronta la imaginación con los hechos.
  • Cuidado con la pregunta ¿y si…?. No preguntes a otras personas por posibles novedades de la vida de quien quieres olvidar.
  • Ayuda psicológica. Para superar la obsesión puedes contar con la ayuda de un profesional.

Escrito por:
Mila Herrera
Directora de Psicoclínica Barcelona

Volver arriba