Para la OMS la adicción es una enfermedad. La manifestación de la misma y el objeto que ésta toma, varía en función época y el contexto social. Los síntomas de los pacientes no pueden pensarse por fuera del discurso en el que nos ha tocado vivir. ¡Y nos ha tocado vivir en la era de internet!

El teléfono ya no es un objeto para realizar llamadas a otras personas. Es un objeto que ofrece un amplio abanico de posibilidades: jugar, hacer fotos, leer la prensa, realizar transferencias bancarias, hacer la compra… Por tanto, no podemos hablar de adicción al móvil sin hacer referencia al mundo de internet. La oferta actual se traduce en un sinfín de ventanas a mundos muy dispares. La economía, la amistad el amor o el sexo se ven atravesados por nuevas formas de interacción.

PSICÓLOGO ADICCIONES BARCELONA

¿Hay tratamiento para la adicción al móvil? Hay tratamiento para la adicción con independencia de la manifestación que ésta tome. En este sentido lo realmente relevante no reside tanto en el objeto de la adicción, como en la función que ésta cumple.

No cualquiera se hace adicto al móvil. Tiene que haber una predisposición a la adición. En otra época podrían haberse hecho adictos a otra cosa.

La adicción no está determinada por la frecuencia de uso ni por la cantidad de horas que uno está conectado al teléfono. El adicto no es el que quiere estar conectado todo el día al teléfono y lo hace, el adicto, por el contrario, es el que no quiere conectarse, pero no lo consigue. En este sentido, la adicción al móvil es una falsa solución ante el vacío. El adicto al móvil no solo se conecta al teléfono para pasarlo bien, sobretodo lo hace para no pasarlo mal.

Podéis encontrar más información en psicólogo para adicciones de Barcelona.

Psicólogos Barcelona

Psicòlegs Barcelona